ENFOCA TU ELECCION PROFESIONAL EN LAS HABILIDADES DEL FUTURO

 

En los últimos años, las nuevas tecnologías han transformado el mundo a pasos agigantados. La sociedad se transforma, y con ella todo su alrededor.

Las empresas y compañías deben adaptarse a las últimas tendencias para mantenerse competitivas, las organizaciones buscan trabajadores que posean conocimientos, pero también las llamadas habilidades de gestión, las cuales están relacionadas con la inteligencia emocional, el arte de la comunicación o los hábitos personales. Sin embargo en el futuro ya no bastará sólo con eso. ¿Quieres saber cuáles son las habilidades que vas a necesitar? Y deberías tomar en cuenta en la elección de tu carrera.

Transdisciplinaridad: Se refiere a la capacidad de poder adoptar varios puntos de vista, sirviéndose de un enfoque más general de las situaciones, poder ver un problema con perspectiva

Buen manejo de la información: Las personas no sólo generan información, también la reciben en abundancia a través de diferentes medios (móvil, internet, revistas, anuncios…). Saber seleccionarla, filtrarla y priorizarla de una forma creativa, algo que las máquinas no pueden, debe convertirse en una destreza que el trabajador tiene que dominar.

Hablar el lenguaje “media”:
Cualquier empresa, si quiere destacar, debe de tener presencia en los medios digitales. Existen incluso algunas compañías que se encargan de ayudar a otras a gestionar sus espacios en la red. La llamada generación Z lleva ventaja, ha nacido con la tecnología bajo el brazo y están acostumbrados a las interacciones sociales mediante medios virtuales, es decir, dominan el lenguaje digital de forma nativa, algo que cada día tiene más importancia en el mundo laboral.

Mentalidad de diseño:
La mentalidad de diseño debe dotar al trabajador de la capacidad hacer las modificaciones oportunas en la organización.

Competencias multiculturales:
Cada vez más, en el lugar de trabajo habrá gente de diferentes países, culturas y razas. La globalización acentúa la diversidad y, debido a ello, es esencial saber adaptarse y aceptar las diferencias.

Pensamiento computacional:
Las personas proporcionan una cantidad ingente de información sobre ellos mismos y sus gustos. A raíz de esto, las empresas necesitan más analistas de Big Data que sean capaces de asimilar y canalizar esta información, y de esta manera obtener ventajas competitivas para la compañía.

 

Inteligencia social:
Hoy en dia nadie se puede plantear trabajar estando aislado. Cada vez se hace más hincapié en la cooperación y en la importancia de las relaciones sociales. Por esta razón, tener la capacidad de entender las emociones de los demás, para comprenderlos y conectar con ellos, es de crucial importancia. La inteligencia social acerca a los negocios el lado más
humano.

Pensamiento innovador y adaptable:
Ya lo dijo Albert Einstein: “si quieres resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”. En un mundo en constante transformación, quien no quiera quedarse a mitad de camino tendrá que mirar hacia delante, proponerse nuevas metas, adaptarse a las nuevas realidades y, lo más importante, no dejar nunca de aprender.

Y tú, ¿ya posees alguna de ellas? ¡Atrévete a desarrollarlas! Pregunta por nuestra herramienta vocacional.

 

Sofia Madrazo Gomez.
sofia@integrandoequipos.com
+51 5566791955
www.braintraining.com.mx

Fuente: FORBES, EXPANSION

LA GENERACION “Z” Y SU FORMA DE ELEGIR SU PROFESION

 

Háganse a un lado, millennials, hay una nueva fuerza laboral y es igual de confusa para los empleadores.

Conozcan a la generación Z, compuesta por individuos nacidos entre la mitad de la década de 1990 y los primeros años de la del 2000 (aunque aún persiste cierto debate sobre este punto), y están a punto de entrar a la fuerza de trabajo mundial. Según la Oficina del Censo de Estados Unidos, en ese país la Gen Z representa 25% de la población, superando en número a los millennials y a los baby boomers.

Entonces, ¿qué deben saber los empleadores acerca de esta nueva ola de talento? La firma global de investigación y asesoría Universum encuestó a 49,000 miembros de la Gen Z en 47 países de América, Europa, Asia, América del Sur y Medio Oriente para explorar sus planes académicos y laborales, y conocer más sobre lo que esperan lograr en sus futuras carreras, y descubrió que las compañías podrían tener que reformular lo que piensan que saben sobre sus futuros empleados.

Aunque la mayor parte de esta generación está todavía en la preparatoria, 15% de ella estudia una licenciatura, casi 10% está en alguna etapa de la formación profesional, 3% cursa una maestría y 3% ya se ha unido a la fuerza de trabajo.

Universum señala que esta generación es 100% nativa digital y creció en tiempos de incertidumbre, hechos que resultaron determinantes para la conformación de su visión. Los hijos de la generación X también son la “primera generación verdaderamente global”, y están a punto de empezar a trabajar. Aquí hay siete cosas que debes saber acerca de cómo ven la educación, el trabajo y el mundo.

1. Sus padres tienen una gran influencia en la toma de decisiones académicas y profesionales, pero las perspectivas de sus amigos también son importantes.

A nivel mundial, aproximadamente 60% de la generación Z siente que sus padres tienen la mayor influencia sobre las “decision con respecto a su educación y su carrera”. Desglosado por continente, ese número sigue siendo más o menos el mismo en todo el mundo, con excepción de América Latina, donde es de 55%. Aproximadamente una cuarta parte de los encuestados en todo el mundo sentía que sus amigos tuvieron la mayor influencia sobre sus decisiones, y sólo un poco menos dijo que sus maestros ocupaban ese papel.

2. Los motivadores más fuertes para su elección de carrera son la curiosidad, estabilidad económica y la oportunidad de ayudar a personas.

Un abrumador segmento de esta generación (67%) alrededor del mundo dijo que elegiría su carrera dependiendo del nivel de interés que tenga sobre un tema. Ese número es aún mayor en África (74%) y Europa Occidental (79%) , y el más alto en América del Norte (83%).

Pero la potencial compensación es también un poderoso factor de influencia, con 39% de los estudiantes de todo el mundo refiriéndolo como determinante en la elección de carrera. La oportunidad de ayudar a la gente también resulta relevante, siendo mencionada por un tercio de esta población global, especialmente en Medio Oriente, con 44% de los encuestados.

3. Están interesados ​​en ingresar a la fuerza laboral sin educación superior, pero temen llegar a hacerlo.

Un número significativo de estudiantes de todo el mundo respondió que estaría “interesado en saber más acerca de cómo las empresas ofrecen educación a las personas que no tienen un título universitario”, particularmente en América Latina, donde 76% de la generación Z encuestada indica sentirse de esta manera. Cuando se les preguntó, sin embargo, si estarían interesados en unirse a la fuerza de trabajo sin una educación formal, los porcentajes bajaron significativamente. Por ejemplo, sólo 12% de los encuestados de América Latina dijo que en realidad consideraría renunciar a la educación universitaria para comenzar a trabajar cuanto antes.

4. Son MUY emprendedores.

Más de la mitad de la generación Z encuestada señaló un interés por comenzar su propia compañía, un sentimiento particularmente agudo cuando se desglosada por región. Un total de 76% de los encuestados en África y Europa Central y Oriental indicó su interés por convertirse en emprendedor. Las principales razones citadas: “Quiero ser mi propio jefe” y “Quiero tener un impacto”.

5. A pesar de su carácter emprendedor, el equilibrio entre la vida y su carrera, y la seguridad laboral son los dos objetivos profesionales más importantes de esta generación.

Un 40% de los estudiantes de todo el mundo citó el “equilibiro entre vida y trabajo” y “estar seguro y estable en mi trabajo”, como sus principales metas de carrera. Estas cifras varían un poco en todo el mundo, con los estudiantes en Europa Central y Oriental y Medio Oriente dándole menos importancia a estos objetivos y más de 50% de los encuestados en América del Norte destacándolas.

Otros objetivos que puntuaron alto incluyen la autonomía, oportunidades de liderazgo, la dedicación a una causa y la oportunidad de ser creativos.

Ésta es un área en la que la Gen Z se diferencia de los Millennials, que ponen un mayor énfasis en el equilibrio entre la vida y el trabajo, mientras que lo ubica sobre los otros objetivos. Los Millennials estaban más interesados en ser desafiados y servir a un bien mayor, y menos ​​en la autonomía.

6. Quieren mucha información.

82% de esta población reportó sentirse “abierto a ser contactado por una empresa con respecto a oportunidades de trabajo” (un porcentaje que alcanza 92% en África), pero sólo 32% reportó haber recibido ese tipo de comunicación en el pasado, una oportunidad perdida para las empresas que buscan llenar un papel clave.

7. La Gen Z puede ser menos optimista que los millennials sobre sus oportunidades de trabajo.

Estos jóvenes reportan una mayor ansiedad que los millennials cuando se refiere a los temores de bajo rendimiento, que no haya nadie para escucharlos y que no encuentren un empleo que se ajuste a sus fortalezas y ​​personalidad. Y si bien hay algunas áreas en las que este grupo es menos ansioso que sus contrapartes millennials, entre 25 y 33% aún teme no lograr sus objetivos de carrera y quedarse atrapado sin mayores oportunidades.

Para el 2020 serán el 10% de la fuerza laboral, y el 40% de los consumidores del mundo.

Pregunta por nuestra herramienta de Orientación Vocacional, podemos ayudar a que esta generación Z encuentre su talento.

 

Madrazo Gomez.
sofia@integrandoequipos.com
+51 5566791955
www.braintraining.com.mx

 

Fuente: Forbes México.

COMO AFECTA LA SOBREPROTECCION DE LOS PADRES EN LA VOCACION DE LOS HIJOS

 

La sobreprotección de los padres hacia los hijos es algo cada vez mas frecuente lo cual influye en el alcance de la madurez vocacional en los jóvenes.

Los chicos sobreprotegidos se vuelven pasivos, saben que no tienen que esforzarse por obtener lo que desean, porque al fin de cuentas lo tendrán, se vuelven dependientes y parecieran flojos o miedosos pero la realidad es que no se les ha dado la oportunidad de demostrar lo que pueden hacer, y lo mas importante que ellos detecten sus habilidades.

No podemos tener a nuestros hijos en una burbuja de cristal; la cual tarde o temprano termina rompiéndose ademas de ser una tarea francamente desgastante, y con repercusiones a largo plazo.

A continuación señalamos algunos puntos para fomentar la independencia en nuestros hijos:

  • Déjalos hacer las compras o pagar algún servicio (agua, teléfono, luz etc.).
  • Asígnales un presupuesto para sus gastos el cual deban administrar y respetar.
  • Fomenta actividades deportivas y artísticas; éstas, deben formar parte de su rutina, simplemente porque la pasividad no permite aprender o avanzar
  • Que las actividades que realicen sean de acorde a su edad. Deja que el tome sus desiciones ¡Nunca hables por él! que acepte las consecuencias de sus elecciones.
  • Invítalos a ser acomedidos, tener actitud de servicio.
  • Fomenta la creatividad y solución de problemas de la vida cotidiana. No resuelvas los conflictos por él.
  • Sácalos de su zona de confort. Muchas veces los chicos y mas sus padres creen que pueden hacer menos cosas de las que en realidad son capaces de realizar.
  • El que trabajen en vacaciones es una excelente opción para que se vayan familiarizando con el entorno laboral y sea mas fácil encontrar su vocación.
  • Sé cuidadoso con los juicios que emites con respecto a la vida laboral. Tus opiniones generan un gran impacto.
  • Como papas tenemos que proveer las herramientas necesarias y suficientes para que tus hijos descubran sus competencias, habilidades, aptitudes.

Confía en nuestra herramienta para la orientacion de las habilidades y aptitudes de tus hijos, SUS RESULTADOS TE SORPRENDERAN.

 

Sofia Madrazo Gomez.
sofia@integrandoequipos.com
+51 5566791955
www.braintraining.com.mx

NO TE DEJES INFLUIR EN TU ELECCION DE CARRERA

“FALTA DE SENTIDO CREATIVO” Y “SIN IDEAS ORIGINALES”. Esas fueron las razones para no contratarle, le dijeron al joven artista, cuando solicitaba un trabajo como ilustrador en un periódico. Pero el joven artista había sido bendecido con un alto sentido de confianza a diferencia de quienes lo rodeaban.

El creyó que construyendo un mundo completo de fantasía, donde los protagonistas de sus dibujos animados fueran animales muchos mas grandes que sus tamaños habituales e iluminados con los colores mas brillantes, lograría que su obra ayudara a la gente a olvidar sus problemas y los convirtiera de nuevo en niños y así, reconectarlos con sus sueños. el nombre del joven artista era Walt Disney, que llego a construir el imperio Disney.

los primeros años de 1900 no era, sin duda, los tiempos para pensar de forma realista en la creación de un mundo entero de fantasía. Nadie más que el propio Disney creía que iba a traer toda esa alegría a tantos niños y adultos de todo el mundo. Su optimismo ha cambiado la realidad para muchos de nosotros.

Cientos y millones de personas de todo el mundo han crecido con el mundo mágico de Walt Disney- un mundo que comenzó con el sueño de un niño.

“SI PUEDES SOÑARLO, PUEDES LOGRARLO”

Nosotros te podemos ayudar a encontrar tu verdadero talento, pregunta por nuestra herramienta de orientación vocacional.

 

 

Sofia Madrazo Gomez.
sofia@integrandoequipos.com
+51 5566791955
www.braintraining.com.mx

 

FUENTE: POINTS OF YOU/ TODO ES POSIBLE

COMO ELEGIR TU CARRERA PROFESIONAL CON CONCIENCIA.

“¿Elegir qué carrera quiero estudiar? ¿Cómo? Si ni siquiera sé lo que quiero cenar esta noche”. Esta es la reacción de muchos estudiantes cuando alguien les pregunta qué quieren hacer con su futuro.

Aunque para algunos es una pregunta fácil de responder, otros muchos suelen quedarse el blanco o dar un  listado tan largo de posibles carreras o grados que elegir es ¡misión imposible!

La toma de cualquier decisión, por difícil que sea, se hace más fácil si no sabes por dónde empezar.

Las 3 Fases para Elegir Carrera
1 Conócete a ti mismo: Quieres elegir unos estudios y eventualmente una carrera profesional que te van a gustar. Entonces, lo primero es tener claro qué cosas valoras, qué tipo de actividades te gustan, en qué ambiente de trabajo te sentirías más a gusto… En fin, independientemente de la carrera que escojas, ¿qué tipo de actividades te gustan hacer, dónde, en qué condiciones, y con quién?
2 Conoce tus opciones: Una vez que sepas el perfil de carrera y de trabajo que más te llenan de satisfacción, puedes empezar a buscar carreras que encajan en ese perfil. En esta fase del proceso, se trata de buscar el mayor número de opciones posibles. ¡No te limites! Seguramente descubrirás muchísimas opciones que ni siquiera sabías que existían.
3 Valora la oferta y decide: Ya con tu lista de posibles carreras en la mano, puedes empezar a valorarlas una por una. Puedes quedarte con las 2 ó 3 que más te convencen, y luego investigar dónde es mejor estudiarlas. Llegado hasta aquí, tomar la decisión final será mucho más fácil.

FASE 1: Conócete a ti mismo
Conocerte te ayudará a saber qué carreras o profesiones son mejor para ti.
Algunas cosas que debes tener en cuenta son:

Tu carácter. ¿Eres una persona extrovertida o introvertida? ¿Te gusta pensar o hacer? ¿Prefieres trabajar en equipo o a solas? ¿Te gusta estar rodeado de gente o prefieres pasar las horas delante de un ordenador?

Tus fortalezas. Analízate desde la perspectiva de una empresa. ¿Cuáles son tus puntos fuertes? Tu habilidad con los números, tu capacidad de expresión… No pienses sólo en tus conocimientos técnicos. Igual de importantes son tus cualidades personales.

Tus debilidades. Trata de ver qué áreas deberías mejorar y qué aspectos podrían ser una barrera insalvable para una determinada carrera.  Por ejemplo, si te mareas al ver la sangre, Medicina no sería una buena opción para ti.

Piensa en qué asignaturas eres mejor. Quizás la historia es tu fuerte, o se te da muy bien pintar, o la química es una de tus asignaturas preferidas. Conocer en qué materias eres mejor te dará una pista sobre las carreras que te resultarán más fáciles o en las que podrías destacar.

Tus asignaturas hueso. Todos tenemos alguna materia donde sencillamente no somos tan buenos. Piensa cuál es la razón: ¿su dificultad o el poco entusiasmo que te despierta? Conocer tus debilidades te ayudará a depurar tus opciones.

Tus pasiones. Piensa en los momentos en que te hayas sentido completamente dedicado a lo que estabas haciendo. Todos tenemos actividades a las que nos dedicamos con más energía o más entrega… cuando el mundo entero parece desaparecer y estamos totalmente volcados en lo que estamos haciendo, echar horas y más horas no es un problema. Intenta identificar si hay algún denominador común cuando eso te sucede.
Piensa cómo sería tu trabajo ideal. Unos no soportan los trabajos dentro de una oficina, otros no aguantan el estrés, algunos prefieren un trabajo en el que no tienen que viajar… Piensa qué tipo de trabajo te gustaría hacer.

Apóyate en algún herramienta vocacional. Hay herramientas neurocientificas que te ayudan a definir que zonas de tu cerebro tienen mayor conectividad por ende en que áreas podrías fluir de mejor manera. Si te sientes un poco perdido respecto a dónde dirigir tu futuro, y te cuesta analizar tus intereses y gustos, pueden ser un recurso muy útil. www.integrandoequipos.com/vocacion

FASE 2: Conoce tus opciones
Hoy en día hay una oferta tan variada de  estudios que la dificultad de elección también es mayor: Pero también significa que tienes mayores posibilidades de encontrar unos estudios que te encajen a la perfección. Para eso hay que conocer la oferta:
Prepárate para investigar. Hazte preguntas del siguiente tipo: ¿Estos estudios me gustarían? ¿Me veo estudiando esta carrera? ¿Para qué salidas laborales me preparan?

Busca más allá de titulaciones concretas. Nadie puede querer estudiar o ser aquello que no conoce. ¿Sabías que Medicina, seguida de Enfermería y Magisterio en Educación Infantil fueron en el curso pasado las carreras más demandadas por los estudiantes?  Estas tres titulaciones nos resultan muy familiares a todos. No ocurre lo mismo con la titulación de Biotecnología o de Navegación Marítima, ¿verdad? Posiblemente esta sea una de las principales razones por las que a veces parece que todos queremos estudiar lo mismo. ¡Ojo! Asegúrate de que tienes una visión global de la oferta antes de elegir. Te sorprendería la gente que dice que habría estudiado otra cosa si hubiera contado con más información y la gente que deja o cambia de estudios, ¡más de un 20%

Acércate a  los centros o universidades que ofrezcan las carreras que te interesan Habla con los estudiantes que estudian lo que tú quieres estudiar para saber cómo es la carrera. Respira el ambiente y aprovecha para preguntar a algún responsable de la institución todas las dudas que te surjan: sobre las materias, las instalaciones, las prácticas…  Aunque en principio parezca que da igual estudiar una carrera en un sitio u otro porque es la misma, no da igual. Un porcentaje muy alto de estudiantes abandonan los estudios después del primer año, en bastantes ocasiones porque la universidad en la que estudian no cumple con sus expectativas. Aunque siempre se puede rectificar, piensa que dedicar un poco de tiempo a investigar si la institución donde vas a estudiar encaja contigo, es una buena inversión.

Recopila la información que te atrae de cada universidad: en qué consiste, duración, dificultad, salidas profesionales, centros donde puedes estudiarla… ¡No te quedes con dudas! Luego cuando estás intentando decidir, estos apuntes te serán muy útiles.Compara las carreras que más te atraen. Puedes encontrar información en Internet, o directo en la universidad
Investiga opciones que ni conocías. Abre tu mente e investiga también sobre carreras o estudios que desconocías y piensa qué te gusta o disgusta de ellos. Toma nota en un cuaderno de todos los pensamientos que te surjan de manera organizada para luego releerlos.

Curiosea en Internet. La verdad es que Internet es un recurso increíble para buscar todo tipo de información sobre carreras, empleos que te interesen y titulaciones universitarias que te pueden preparar para ellos. Tan sencillo como ir a tu buscador preferido, escribir el nombre de la carrera que te interesa y ver los resultados.

No te dejes influenciar por opiniones generales. A veces, sin darnos cuenta, nos dejamos influir por lo que hace un amigo, lo que piensan nuestros padres o experiencias que han tenido otras personas. Aunque es bueno escuchar a los demás, piensa que si a uno le ha ido bien o mal en una carrera es sólo un caso particular. Evita las generalizaciones.

Cuidado con las modas. Aunque parezca extraño, a veces por algo tan simple como una serie de televisión sucede que una determinada carrera se pone de moda y todo el mundo quiere hacerla

FASE 3: Valora la oferta de carreras y decide

Imagina que ya has identificado tus gustos y objetivos, y que también has investigado un buen número de carreras profesionales que encajan con ellos. Con un poco de suerte, te has quedado con dos o tres carreras que te interesan. Ahora sólo tienes que encontrar la universidad adecuada para ti, ten en cuenta los siguientes puntos

La duración de los estudios. Quizá tienes claro que quieres estudiar algo corto y que te permita entrar rápidamente en el mercado laboral o eres de los que quieren una carrera larga.

El enfoque de los estudios. Hay estudios que tienen un enfoque muy práctico, mientras que en otros predomina la teoría. Piensa qué tipo de estudios encajan más con tus intereses.

Las salidas laborales. Es importante tener una idea de todos los posibles trabajos que se pueden desempeñar antes de elegir.

La flexibilidad de la formación. Un punto a tener en cuenta es la diversidad en la titulación que puede tener una determinada carrera. Cuanto más abra tu abanico de posibilidades, mejor para ti. Piensa que si no encuentras el trabajo más habitual, estarás preparado para hacer otro tipo de trabajos.

Las prácticas. Hoy en día, son una de las principales puertas de entrada al mercado laboral. Trata de escoger unos estudios que te aseguren una formación práctica.

La facilidad de encontrar un trabajo. Aunque el mercado es muy cambiante y nadie te puede garantizar un puesto de trabajo, es verdad que determinados estudios por su flexibilidad o alta preparación ofrecen más posibilidades laborales

El plan de estudios. En un principio parece que una carrera da igual donde se estudie, pero la realidad es que cambia muchísimo en función del programa académico de cada institución. Uno de los factores más importantes a la hora de elegir universidad es la calidad del programa académico que estás considerando. Te sugerimos no guiarte únicamente por la reputación. Es importante investigar el programa específico de la titulación que quieres estudiar. No todos los programas de una misma universidad tendrán la misma calidad, ni la misma reputación en el mundo laboral

El prestigio. Habla con estudiantes que lo están cursando, y también con personas del sector donde quieres trabajar. Tendrás una visión de cómo está valorada la institución que ofrece lo que tú quieres estudiar.

Hay muchos caminos para llegar a desempeñar un trabajo que te interese, pero no todos son iguales de rápidos o amenos. Cuando hayas investigado a fondo tus opciones, será mucho más fácil encontrar tu carrera.

 

SI TE ENCUENTRAS EN ESTE PROCESO DE DECISION PREGUNTA POR NUESTRA HERRAMIENTA VOCACIONAL, DEJANOS AYUDARTE A ENCONTRAR EL CAMINO CORRECTO DE BUSQUEDA.

 

Sofia Madrazo Gomez.
sofia@integrandoequipos.com/vocacion
+51 5566791955
www.braintraining.com.mx

 

 

Fuente: PAULA YAQ